Restrepo Law Group
¿Cómo afecta su caso el fallo de la corte suprema contra el TPS?

Lo último que ha pasado con el TPS y la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos

Autoría: Diego Alejandro Gómez, Esq.

En una decisión unánime, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha decidido que aquellos inmigrantes ciudadanos de los países que califican para Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés), y que hayan entrado a Estados Unidos sin ser “inspeccionados y admitidos”, no pueden solicitar convertirse en residentes permanentes legales dentro del país, así hayan salido del país con un permiso de viaje y hayan reentrado al país con dicho permiso.

Esta decisión de la Corte Suprema significa que el estatus de residente permanente no estará disponible para estas personas a menos que el Congreso enmiende la legislación aplicable.

El Caso de Sánchez v. Mayorkas

Según la opinión de la Corte Suprema, redactada por la jueza Elena Kagan:

“El programa TPS proporciona ayuda humanitaria a ciudadanos extranjeros en Estados Unidos que provienen de países específicos. El Gobierno puede designar un país para el programa cuando ese país se ve afectado por condiciones especialmente malas o peligrosas, como las derivadas de desastres naturales o conflictos armados. Los ciudadanos de esos países, si ya están presentes en los Estados Unidos, pueden obtener TPS. Ese estatus los protege de la deportación y los autoriza a trabajar en los Estados Unidos mientras dure la designación de TPS a sus respectivos países.

La entrada ilegal de una persona a Estados Unidos generalmente no impide que se le otorgue el TPS. Lo cual es relevante aquí, ya que la disposición de TPS establece que: “[Para] los propósitos del ajuste de estatus bajo la sección 1255”, una persona que recibe TPS “será considerada como que tiene y mantiene un estatus legal como no inmigrante”.

En 1997, José Santos Sánchez, un ciudadano de El Salvador, ingresó a Estados Unidos sin ser “inspeccionado y admitido” como lo exige la ley de inmigración. En 2001, Estados Unidos otorgó la designación de TPS a El Salvador debido a los severos terremotos que habían azotado a ese país centroamericano. El Sr. Sánchez solicitó y obtuvo TPS ese año y ha mantenido su estatus al día desde entonces. En 2014, solicitó un “ajuste de estatus” que le permitiera convertirse en residente permanente legal de los Estados Unidos. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en ingles) le negó su solicitud, argumentado que su entrada inicial a Estados Unidos en 1997 no era legal. Según USCIS, la Sección 1255(a) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA por sus siglas en inglés) establece que un “ajuste de estatus” está disponible solo para aquellos inmigrantes que fueron “inspeccionados y admitidos” a Estados Unidos o que hayan recibido una entrada condicional “Parole”.

El Sr. Sánchez apeló esta decisión, argumentando que el estatuto preveía un ajuste de estatus, incluso cuando el no-ciudadano no había sido “inspeccionado y admitido” o “sin haber recibido una entrada condicional” antes de ingresar a los Estados Unidos, citando así la Sección 1254 a (f) (4) de la INA, la cual establece que, “Para propósitos de ajuste de estatus bajo la Sección 1255…”, un titular de TPS “sería considerado como una persona la cual estaría en estatus legal como no inmigrante”. Debido a esto, Sánchez argumentó que, al ser titular de TPS, su estatus era equivalente al de un no-inmigrante que ha sido “inspeccionado y admitido”.

Un juez de la corte de distrito federal de Nueva Jersey estuvo de acuerdo con el Sr. Sánchez y falló a su favor. Sin embargo, la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito de Estados Unidos dio marcha atrás a esta decisión. Según el Tercer Circuito, la Sección 1254 (a) (f) (4) de la INA se refiere al “estatus” pero no menciona la “admisión”, y la ley de inmigración históricamente ha reconocido el “estatus” y la “admisión” como conceptos distintos en la ley.

La Corte Suprema estuvo de acuerdo con el Tercer Circuito. Por ende, la opinión de la jueza Kagan distingue “estatus” y “admisión” al enfatizar que “la Sección 1255 generalmente requiere una admisión legal antes de que una persona pueda obtener el estatus de residente permanente legal”. Debido a que el Sr. Sánchez no fue inicialmente admitido legalmente en los Estados Unidos, no puede ser elegible para un ajuste de estatus a pesar de tener su TPS válido.

Conclusión

La decisión de la Corte en el caso de Sánchez no afecta el estatus continuo de TPS de las personas que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos, el cual es un aspecto crucial para la ley de 10 años. Tampoco les impide a aquellos inmigrantes con TPS buscar exenciones o perdones (waivers) de entrada ilegal, los cuales, si son aprobados, la persona podría calificar para obtener la tan codiciada residencia permanente desde su país de origen.

Sin embargo, las personas con TPS que inicialmente ingresaron ilegalmente a Estados Unidos, y que tengan una petición familiar, no podrán solicitar un ajuste de estatus para convertirse en residentes permanentes legales de Estados Unidos a menos que el Congreso cambie la ley.

Aunque el Congreso ha actuado en el pasado para cambiar las leyes después de decisiones poco populares de la Corte Suprema, no está claro si lo hará en este caso. Tampoco es claro que el Congreso tenga la voluntad de enmendar la ley de inmigración en el entorno político polarizado de hoy. Pero lo que sí queda claro es que esta decisión no afecta a aquellas personas que hayan entrado a Estados Unidos legalmente y que hayan sido “inspeccionados y admitidos” como lo estipula la ley de inmigración.

Para obtener más información acerca del TPS y como esta decisión de la Corte Suprema afecta su caso, o si tiene alguna otra inquietud sobre inmigración, no dude en comunicarse con nosotros al (561)429-3984, vía WhatsApp al (561)809-2268, o correo electrónico info@restrepolawgroup.com.

 

0